Las mujeres que hicieron más grande la arquitectura

¿Podemos encontrar machismo en cierto modo también en la arquitectura?

Según el libro recientemente escrito por Cándida Martínez (Catedrática de Historia antigua de la UGR), Matronazgo y arquitectura: La respuesta es sí.

En el libro se habla de las grandes mujeres que a lo largo de la historia han provocado grandes cambios y favorecido a la mejora de la planificación urbana y la arquitectura. Pero que no han recibido el reconocimiento histórico que merecen.

Tenemos la idea que en la antigüedad, el progreso y el desarrollo venía de mano del hombre, y las tareas domésticas eran cosas de la mujer: Pero no en todos los casos era así.

Como nos describe el co-autor del libro, Ignacio Martínez: ‘Algunas mujeres con buenos recursos económicos, formación y contactos querían aportar algo a la mejora de la sociedad. Entonces decidieron crear ciudades’.

Como Octavia, la hermana de Augusto el emperador romano. Su decisión hizo que se construyera el Pórtico de Octavia en el Campo de Marte (Ciudad de Roma). En el Campo, se encontraba una biblioteca y otros lugares culturales con el objetivo de la formación de la sociedad. Según una investigadora de Denver, es la primera construcción pública impulsada por una mujer.

La construcción de el Campo de Marte no fue algo aislado, si no que fue el comienzo de la reconstrucción de la ciudad que estaba en ruinas.

También la esposa del emperador Claudio (Todo queda en familia) lideró la construcción del templo Divino Claudio o el pórtico de Livia.

En España también tenemos buenos ejemplos arquitectónicos de edificaciones romanas impulsadas por mujeres. Las encontramos en Palencia, Tíjola y Cártama.

No sólo en la construcción si no también en las reformas tenemos buenos ejemplos de trabajos impulsados por mujeres como el Palacio del Buen Retiro, ideado por Isabel de Farnesio en el S. XVIII.

Numerosos expertos e investigadores históricos coinciden en que el movimiento de esas mujeres fue algo decisivo en el cambio y construcción de las ciudades, algo que históricamente no se les ha otorgado (Si entramos en Wikipedia, nos pondrá que el Campo de Marte fue una construcción de Augusto y se lo dedicó a su hermana, por ejemplo).

Fue una labor realmente importante la de estas mujeres, ya que no sólo impulsaron la construcción nueva, si no que también se preocuparon de la mejora y restauración de espacios como palacios, monasterios y puentes.

Grandes obras arquitectónicas que conservamos hasta el día de hoy y que probablemente sin su trabajo no podríamos ver.