Ideas para decorar tu comedor

Diseño y distribución del comedor de casa

Como todo en el diseño y la decoración, es algo personal y depende del gusto de cada uno pero…. Podemos darte algunos consejos básicos para que no se convierta en el hazme reír de tus amig@s.

En el artículo de hoy, encontrarás buenas ideas para dejar un diseño de lujo sin gastarnos mucho dinero.

Antes que nada, como con cualquier habitación de nuestra casa debemos hacer un croquis o pequeño plano. Conseguiremos organizar la distribución de forma más fácil y verlo de otra perspectiva.

Además ‘sobre el papel’ podemos cambiar cosas y ver cómo queda, sin tener que cargar con ese pesado mueble.

 

Puntos clave a la hora de la decoración de nuestro comedor

La tendencia actual es eliminar todas las barreras arquitectónicas posibles (Tipo loft). Es una imposición más que un gusto decorativo, debido a que las viviendas son cada vez más pequeñas en las grandes ciudades.

Antes de diseñar, ¿Qué uso le vamos a dar al salón?

Podemos elegir entre 3 tipos de distribuciones según nuestras necesidades:

Si va a ser una zona que predomine un lugar para ‘comer’ (Debe estar lo más cerca posible de la luz natural), o será más para trabajar (No es prioridad la luz natural), o simplemente descansar (No necesitamos luz natural).

La mesa

Cuando diseñamos el comedor, no nos lo imaginamos sin la mesa central. Debe ocupar el centro del comedor y estar lo más cerca de la ventana para recibir la máxima luz natural posible.

Según el tamaño del que dispongamos, nos vendrá mejor una mesa redonda si nuestra mesa es pequeña y cuadrada si es grande y vamos a sentar a muchas personas en nuestra mesa.

Las sillas

Se suelen comprar junto a la mesa pero no es obligatorio. Los juegos de comedor es algo más de los años 70. Puedes tomarte tu tiempo en elegir las sillas que más te gusten, o incluso elegir la tela aparte y después forrarlas.

 

Consejos antes de contratar una empresa de empresa de reformas o constructora en Palencia

Mucha gente se hace esa pregunta antes de plantearse su reforma, por pequeña o grande que sea.

El consejo más importante que puedo darte es que utilices la cabeza. Si te dan un presupuesto demasiado bajo al resto de los presupuestos que hayas solicitado, desconfía. Y el segundo consejo es que pidas varios presupuestos online. Puedes

Hemos pedido presupuesto para la reforma de nuestra vivienda en Palencia aquí para poder realizar el artículo.

Lo tercero es justo eso, que si quieres un servicio integral contrates una constructora. Se encargarán de todo y te darán un servicio llave en mano.

 

Si ves que tardan demasiado en realizar el presupuesto para la rehabilitación o obra nueva que necesitas, más de lo prometido, desconfía.

Aunque hay otros consejos para evitar sustos en tu reforma:

Antes de pedir ningún presupuesto o contactar con ninguna empresa de reformas, debemos saber exactamente qué queremos hacer. Se aprovechan de que no tenemos definido el proyecto para darle la forma que les interese, añadiendo servicios como el interiorismo o pinturas muy caras para inflar el precio.

 

Antes de firmar el contrato, pide a la empresa referencias o teléfonos de otros clientes. Pueden tener algunas opiniones positivas en Internet pero pueden ser inventadas.

 

Pídeles también copia del seguro de responsabilidad civil, obligatorio para todas las constructoras.

Si es una obra mayor, es muy importante que cumplan con todos los puntos de la ley de riesgos laborales.

 

Firma con ellos un contrato donde se incluyan los tiempos de realización de la obra y una penalización por retraso. También debe incluir los pagos acordados y los porcentajes a la finalización de cada capítulo.

 

La empresa de rehabilitación de viviendas, locales o edificios no debe pedirte más del 25-30% al inicio de la obra. Dicha cantidad es suficiente para que compren los materiales y comiencen con los trabajos de demolición y albañilería.

Deben informarnos del precio y calidades de los materiales por separado, en una memoria de trabajo.

 

Es muy importante seguir estos consejos para evitar imprevistos al contratar una empresa de rehabilitación o reformas. Nadie quiere problemas o gastar más de lo acordado en su obra.